Cuatro importantes consecuencias de implantar un sistema de inteligencia en la manufactura



BI33

Se denomina inteligencia empresarial, inteligencia de negocios o BI (del inglés business intelligence), al conjunto de estrategias y aspectos relevantes enfocados a la administración y creación de conocimiento sobre el medio, a través del análisis de los datos existentes en una organización o empresa.

Las herramientas de inteligencia se basan en la utilización de un sistema de información que se alimenta con distintos datos extraídos de los datos de producción, con información relacionada con la empresa o sus ámbitos o con los datos económicos.


Este tipo de medios ha venido siendo utilizado con profusión en determinados ambientes, como en el comercial, donde se emplean para realizar predicciones sobre la evolución de la demanda – optimizando con ello la logística y facilitando la estrategia de ventas, o en el económico-financiero. Pero la rápida y constante evolución de la manufactura hacia cadenas de suministro impuestas por la demanda está obligando a que:

En todo ello, y como capacidad para acomodar la incertidumbre derivada de las situaciones cambiantes y de adaptarse a los riesgos y condiciones de cada momento anticipando lo inesperado, este tipo de proceso consiste (en su acepción más genérica) en:

En su acepción industrial, el llamado Manufacturing Intelligence proporciona información combinada y procedente de distintas fuentes relativa a la fabricación a efecto de reporting, análisis, sumarios visuales e intercambio de información entre los sistemas de planta y los empresariales. Transforma los datos en conocimiento y permite aplicar dicho conocimiento a la mejora, combinando

Y desarrollando cinco funciones principales:

Y… qué se consigue con todo ello?… Pues importantes beneficios tales como: