Cómo trabajamos

Metodología empleada

Proyectos orientados al cumplimiento de los requisitos de las GMP (Good Manufacturing Practices)

La industria ha cambiado la forma de afrontar los aspectos de cumplimiento, con estrategias eficientes basadas en análisis de riesgos respecto al objetivo primero y esencial: proteger la salud del paciente.

La aplicación en el negocio de las guías ICH (Q8, Q9 y Q10) ha alineado el cumplimiento GMP con los propios objetivos del negocio. Aspectos como eficiencia, reducción del riesgo, control y gestión por excepción, han pasado a ser lenguaje común dentro de las Organizaciones. El cumplimiento pasa a ser un aspecto natural de los propios procesos de Mejora Continua.

Ingelan ha estado dentro de la industria farmacéutica desde 1998. Fruto de esta experiencia se han incorporado dos aspectos esenciales en la compañía:

  • La propia metodología de desarrollo, parte fundamentales de la validación de las propias instalaciones
  • Orientación a la solución de problemas reales.

 

Validación de la instalación de los proyectos realizados

Los proyectos se entregan con la validación de toda la instalación. Los entregables incluidos son:

  • Plan de cualificación
  • Cualificación instalación (IQ)
  • Documentación de soporte
  • Cualificación operacional (OQ)
  • Informe final de calificación que permita disponer del entorno “llaves en mano” tanto a nivel de instalación como de validación.

Responsabilidad social

Todos y todas somos responsables de nuestros actos y de sus consecuencias. Cuando hablamos de responsabilidad social empresarial, nos estamos refiriendo al hecho de que las empresas tienen que asumir las consecuencias de sus actividades, que no siempre son del mismo tipo sino que dependen tanto de los factores que supongan dichas actividades como de a quién o a quiénes perjudiquen.

Responsabilidad medioambiental

Todas las actividades empresariales tienen un impacto sobre el medio ambiente, desde la obtención de materias primas hasta la distribución de los productos, pasando por su fabricación. Para ser responsable en este aspecto, es preciso optimizar en lo posible los recursos utilizados y tratar de minimizar el impacto con, por ejemplo, medidas de ahorro energético.

Responsabilidad comunitaria

Las empresas están enmarcadas en un entorno social y comunitario que se puede beneficiar con su actividad si estas toman conciencia de su importancia. Si las empresas contribuyen al desarrollo positivo de las comunidades en las que se encuentran, también se verán beneficiadas: mejora su imagen pública, su prestigio comunitario se incrementa y su entorno social más inmediato se torna en un sólido aliado.

Responsabilidad respecto al mercado

Los clientes y clientas son uno de los actores más directamente afectados por la actividad empresarial. Es responsabilidad de estas mantener estándares de calidad en sus productos y servicios, aportando políticas de transparencia para que el mercado tenga plenas garantías de ello.

Responsabilidad respecto al puesto de trabajo

Detrás de las empresas, ante todo, existen personas. Medidas encaminadas a conciliar el trabajo y la familia, ofrecer cursos y actividades de formación, reducir las horas extra o mantener un trato cordial y respetuoso en todos los aspectos son medidas empresarialmente responsables.

Calidad y medio ambiente

Como consecuencia de la importancia que la empresa atribuye al respeto y cuidado del medioambiente, incluimos los siguientes principios de política medioambiental:

  • La dirección considera como una importante responsabilidad, el cuidado del medioambiente y se ocupa de poner los recursos para conseguirlo siguiendo un proceso de mejora continua.
  • Al mismo tiempo, es un objetivo concienciar e inculcar a los empleados en buenas prácticas para la consecución del logro a través de cursos de formación.
  • Del mismo modo, nuestros proveedores son instados a participar en este proceso como activo a valorar en el proceso de adjudicación y compra.

Las tareas se desarrollan en los procesos relacionados con:

  • La cadena de suministro de equipos y servicios
  • La reducción del consumo energético
  • Minimizar las emisiones en los vehículos de la empresa
  • El reciclaje de los materiales de desecho

Política de seguridad de la información

Desde la Dirección INGELAN existe un total interés por asegurar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información que se utiliza tanto en el ámbito interno de la organización como la que se comparte con terceros, teniendo en cuenta los requisitos legales, operativos y tecnológicos.

El punto fundamental de la política se encuentra en la implantación, operación y mantenimiento de un Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI) basado en los estándares internacionales ISO/IEC 27001:2013.

La Política de Seguridad de la Información aplica a toda la compañía, sus empleados, proveedores y clientes que tengan acceso a información a través de los documentos, equipos, infraestructura tecnológica y canales de comunicación, documentos en papel, almacenados electrónicamente, trasmitidos por correo o bien usando medios electrónicos.

Durante y con posterioridad a la finalización de los servicios INGELAN tratará todo el conocimiento y/o información utilizado con absoluta confidencialidad, no pudiendo usarlo para cualquier fin distinto que el mencionado, que es el uso propio que le es destinado.

Soluciones OT​

Aseguramos la integridad y la continuidad de las infraestructuras de nuestros clientes utilizando los equipos más fiables para este tipo de entornos y realizando proyectos basados en buenas prácticas como la ISA-95

Soluciones IT​

Diseñamos e implementamos infraestructuras tecnológicas destinadas a proporcionar servicios de soporte al negocio de nuestros clientes